Desde 2012 el Albergue Ponte Ferreira ofrece alojamiento a peregrinos en el Camino Primitivo. El albergue es una típica casa gallega de más que 300 años y ha sido restaurada respetando los detailles de la piedra y la madera originales. 

 

El albergue tiene dos grandes dormitorios con un total de 22 plazas en literas cómodas y sólidas. Hay cuatro cuartos de baño. Sigue leyendo.